Los cursos a distancia ha tenido un desarrollo muy importante con la presencia de Internet, de hecho algunos lo denominan cursos online, quedando el termino a distancia como algo del pasado.

Las instituciones públicas suelen utilizar el término a distancia para reconocer una formación muy potente, que además suele tener reconocimiento oficial.

No olvidemos que una de las Universidades Españolas con más prestigio es la UNED (Universidad Nacional de Educación a distancia), ha evolucionado aprovechando las nuevas tecnologías.

Los cursos homologados a distancia han crecido y mutado con las nuevas tecnologías, así en el ámbito de la empresa, tenemos la modalidad de teleformación implantada para todo lo que tiene que ver con los cursos bonificables para trabajadores de la seguridad social

La formación a distancia se vale de las nuevas tecnologías lo que permite tener a nuestro alcance el aprendizaje las 24 horas del día, los 365 días al año.

Detrás de esta modalidad de estudio a distancia en la web existe todo un grupo lo suficientemente preparado para estructurar el material objeto de estudio y, además, las herramientas tecnológicas necesarias para que la comunicación educativa sea bidireccional, esto es, participativa.

En todo tipo de proceso de aprendizaje, el tutor, profesor o docente juega un rol fundamental, sin dejar de tener en cuenta que “el gran protagonista” es el alumno.

La calidad de un curso a distancia homologado se basa en dos parámetros fundamentales a saber.

Cursos a distancia gratuitos

En este enlace dispones de cursos a distancia para trabajadores gratuitos 2018.

En primer lugar la calidad del material didáctico de que se compone el curso (vídeos, presentaciones, ejercicios y medios interactivos), y en segunda lugar la capacidad y habilidad del tutor, que supervisa la acción formativa del curso a distancia.

Por eso es importante conocer estos dos aspectos a la hora de elegir un curso a distancia de calidad.

En la medida en que avanza el proceso de aprendizaje en los cursos a distancia, el docente se va volviendo menos imprescindible, en la medida en que los participantes vayan adquiriendo una mayor autonomía, por lo que el docente mismo va pasando de ser un facilitador y moderador, a una especie de asesor.

El docente presta apoyo no solamente desde el punto de vista de los contenidos objeto del curso en sí sino, además, en los aspectos social y pedagógico.

Debe propiciar la adopción de estilos de aprendizaje propios de los entornos virtuales.

Debe proponer, además, la socialización entre la comunidad virtual, en aras de establecer un proceso de formación participativa tan necesaria en la educación online.

El docente debe facilitar la interactividad y el componente afectivo entre la comunidad virtual de aprendizaje.

En la educación online es indispensable predeterminar las reglas con las que se desarrollará el proceso de aprendizaje, en lo que respecta a horarios, tiempos y cantidad de participaciones de los alumnos.

Para facilitar la adecuación del futuro alumno de sus propias circunstancias al desarrollo del curso, el docente debe predeterminar los objetivos que se pretenden lograr en función de unidades de tiempo, es decir, establecer cuales deberán ser los logros diarios, semanales y mensuales.

El profesor debe prestablecer igualmente cuáles serán los recursos que se utilizarán, además de las actividades académicas, participativas, investigativas y motivacionales que se van a desarrollar en el curso a distancia.

De todas maneras, es necesario que detrás del profesor haya un equipo interdisciplinario compuesto por especialistas en diferentes áreas como hipermedia, multimedia, simulaciones, fragmentos de video, gráficos, textos y demás.

La óptima digitalización de estos es crucial en los cursos a distancia

En la educación online, la colaboración participativa es crucial en aras de un adecuado cruce de contenidos en el seno de la comunidad virtual de aprendizaje.

La atención individualizada de los participantes es importante, en la medida en que se pretenda motivar y rescatar a quienes se han ausentado del proceso formativo.

El trabajo del tutor online y el éxito del curso a distancia vendrá dado en que el grupo de participantes se encuentre integrado afectiva y emocionalmente.

El docente es quien gestiona armónicamente todo el proceso educativo, siempre teniendo como objetivo central que el alumno es el “gran protagonista” del proceso en sí.

Para ello, debe propender por la adecuación precisa de los contenidos, los recursos tecnológicos, de tal manera que el curso sea ameno redundando en una mayor aprehensión del conocimiento.

El docente debe ser un experto en el manejo de la plataforma que se ha escogido para desarrollar el curso que no sea que, por falta de profesionalidad en este sentido, el curso como tal se convierta en un verdadero fracaso.

Utilizamos cookies propias y de terceros compartiendo información para mejorar nuestros servicios, analizar el tráfico, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias y funciones de redes sociales. Si acepta o continua navegando entendemos que acepta su uso
Más información De acuerdo